Sobre Silo

Sobre Silo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Silo es el guía espiritual que surge en este tiempo convulsionado, violento y desesperanzado. El mensaje que entregó es simple y profundo al mismo tiempo. Su obra ha trascendido todas las fronteras y tiene seguidores en las más diversas culturas de todos los continentes.

En 1969 comenzó la vida pública de Silo con dos hechos fundamentales: una arenga ante un puñado de personas que dio el 4 de mayo en Punta de Vacas, un pueblito cordillerano situado en la frontera entre Argentina y Chile: La curación del sufrimiento.

En ese mismo lugar escribió La Mirada Interna, libro publicado el año 1972. Ambos, la alocución y el libro, son la piedra angular de su enseñanza. En la primera plantea la raíz del sufrimiento “…únicamente puedes acabar con la violencia en ti y en los demás y en el mundo que te rodea, por la fe interna y la meditación interna…”, mientras que en La Mirada Interna devela el verdadero sentido de la vida. “Aquí se cuenta cómo al sin sentido de la vida se lo convierte en sentido y plenitud. Aquí hay alegría, amor al cuerpo, a la naturaleza, a la humanidad y al espíritu. Aquí se reniega de los sacrificios, del sentimiento de culpa y de las amenazas de ultratumba. Aquí no se opone lo terreno a lo eterno. Aquí se habla de la revelación interior a la que llega todo aquel que cuidadosamente medita en humilde búsqueda.”

Silo dio charlas, conferencias y participó en encuentros masivos en los que expresó sus puntos de vista y enseñanzas a cientos de miles de personas desde México a Bombay, de París a Moscú, de Manila a Copenhague, en Sri Lanka y en Nápoles, Nueva York y Quito.

Por todo el mundo se suman adherentes a sus planteos de esperanza, de posibilidad de cambio, de certeza en que el ser humano puede definitivamente devenir en un verdadero ser humano, dejando atrás la prehistoria de sufrimiento, de nihilismo, de violencia. “…Pero a pesar de todo… A pesar de ese desgraciado encierro, algo leve como sonido lejano, algo leve como brisa amanecida, algo que comienza suavemente, se abre paso en el interior del ser humano…”

Silo, además, ha sido el inspirador de la nueva corriente llamada Humanismo Universalista, línea de pensamiento al mismo tiempo plural y convergente, que hace frente a la discriminación, al fanatismo, a la explotación y a la violencia.

El año 2002 nació el Mensaje de Silo organizado en torno a un libro del mismo nombre que tiene tres partes: El Libro, que es La Mirada Interna, La Experiencia, ocho ceremonias capaces de producir inspiración espiritual y cambios positivos en la vida diaria, y el Camino, reflexiones y sugerencias sobre la vida personal, interpersonal y social. Los seguidores de este guía espiritual, de este sabio de los Andes, como ha sido llamado, forman comunidades que propagan el Mensaje de Silo a los cuatro rincones del orbe.

Silo dejó este tiempo y este espacio el día 16 de septiembre de 2010 en compañía de sus familiares y amigos en la ciudad de Mendoza, donde residió.

Otras Publicaciones

Sus principales obras publicadas son:

  • Humanizar la Tierra
  • Contribuciones al Pensamiento
  • El día del león alado
  • Experiencias guiadas
  • Mitos raíces universales
  • Cartas a mis amigos
  • Diccionario del Nuevo Humanismo
  • Habla Silo
  • Apuntes de Psicología.

También se han editado dos tomos de sus obras completas. Estos libros se han traducido y publicado en los principales idiomas, lenguas y dialectos y es lectura corriente de jóvenes contestatarios, de la Nueva Izquierda, de humanistas, ecologistas y pacifistas. A partir del año 2002, Silo impulsa El Mensaje, una dimensión espiritual.

Ver www.silo.net

 

Cartas

Cartas de Alvaro y Negro. 4 de agosto de 2009 

Queridos Amigos Hermanos Tod@s

A tiempo de compartir una pequeña encuentro entre amwtas y sabios aymaras donde se discutio los nuevos guias espirituales y envio un pequeño dialogo que tuvimos con el maestro acerca del mismo y salieron cosas muy importantes
y la verdad me hicieron ver muchas contradicciones que todavia tengo q superar en el proceso humano

Ademas de que en estos momentos de profundo cambio de transformacion que estamos viviendo dentro del movimiento y dentro de toda la sociedad es necesario ahunar esfuerzos y tambien me embargo la posicion del Maestro su profunda enseñanza de humildad y su voluntad de hacer cambios profundos que deben ser la fuerza de nuestra accion

Por lo que pido a cada uno de ustedes las disculpas de ciertas actitudes y omisones que pude haber hecho en el momento de contradicciones por lo que me sumo con el pequeño aporte de mis modestas acciones al correcto desembolvimiento de la Marcha Mundial… y en el nuevo proceso que nos preparamos a asumir

con el afecto sincero

abrazos

alvaro

 **********

Querido Álvaro.

Muchas gracias por tu carta y por el envío de los once archivos entre los que se encuentran varias fotografías.

Por supuesto, gracias  por el documento que da testimonio no solo personal, sino también de aquellos que consideran a Silo un Guía Espiritual y al Mensaje de Silo una referencia importante.

Este documento, que se  titula “Silo: el Maestro Amawta que anuncia la quinta creación de Wirajcocha” aparte de ser presentado en un  conmovedor estilo nos llega destacando numerosas y profundas verdades. Creo que debería ser leído en distintas latitudes para que se aposente en el corazón de los seres humanos más diversos. Y, en este punto, quisiera hacer una pequeña reflexión. Si en el documento se dicen verdades profundas, será una pena y una pérdida de tiempo,  enredarse en discusiones sobre la superficialidad de las formas expositivas. Creo que la época está madura para penetrar más allá de la superficie, más allá de las formas culturales y reconocer verdades que están latiendo en los espacios Profundos de la humanidad. Es como decir, se puede coincidir o no con lo que en este documento se enuncia, pero se debe reconocer un cúmulo de aspiraciones y de certezas intuitivas más allá de las palabras de superficie. Sin duda que la propuesta es dificil de aceptar, pero es bueno reconocer que también en los sueños, en esos sueños que parecen una ofensa para la conciencia lúcida, muy frecuentemente están traduciéndose registros psicológicos Profundos que no admiten otras palabras que las que usa cada cultura en su profundidad y que no pueden expresarse de otro modo que tal cual se expresan con sus símbolos, sus alegorías y sus manifestaciones afectivas.

Querido Álvaro, gracias de nuevo por hacerme llegar este documento  al cual auguro una considerabnle difusión.

Afectuosamente,
Mario.

**********
Querido maestro….

Hace unos dias se realizo un dialofo entre Yatiris, Laikas, Chamaqanis, amawtas y kallawayas donde se realizaron varias propuestas del construccion y la revalorizacion se me pidio hacer un esbozo de quien consideraba un guia espiritual y hise un esbozo de lo que significa el mensaje….

Bueno tambien recibi las ultimas noticias sobre el Movimiento creo q estamos en un Pachakuti un cambio profundo de de todas las cosas….

recibe mi mas cordial abrazo

alvaro


Cartas de David y Negro 14 de enero de 2008

Hola Negro,

Te envío un cálido abrazo desde Sacramento.
Hoy te escribo porque hay algo que me preocupa por los comentarios que he oído que has hecho. Según me informaron, tales comentarios se hicieron hace unos 10 días. Y como no ha circulado ninguna explicación, por lo que sé hasta el momento, pensé en preguntarte directamente.

La cuestión es que, según me dijeron (de segunda mano), en una conversación que tuviste con algunos —creo que en una cena en Manantiales—, dijiste que el ser humano no podría (realmente) cambiar. Y que hiciste algunos comentarios al respecto que negaban la posibilidad de un “cambio verdadero” en el ser humano. Esto lo tomé como que habías llegado a una NUEVA conclusión según la cual ahora sostenías que los humanos no éramos capaces de un nivel de cambio esencial y profundo. ¡Qué diferente es pensar esto! Y qué distancia de lo que ha sido nuestra corriente de pensamiento.

Bien, supongo que dijiste lo que se informó… pero me pregunto: ¿ES LO QUE QUISISTE DECIR? ¿Y cómo yo/nosotros lo entendemos?

Pensando en mí diría que debo enfrentar el hecho –si es un hecho— de que nosotros los humanos no somos capaces del tipo de Cambio Humanizador verdadero (transformación): situación que todos hemos trabajado para propagar durante muchos años… y que de pronto me DETIENE… y busco y me pregunto qué es entonces lo que estoy haciendo (por otros) y en qué tengo fe.

Como he escuchado esos comentarios y he pensado en ello, he puesto todos mis proyectos en espera, incluida mi serie “Siloisms”, hasta que sea capaz de ENTENDER. Todos confiamos en tu pensamiento y juicio en sentido superlativo y por lo tanto debo preguntarte si todo el Relato/Historia ha cambiado (¿?).

Gracias Negro por considerar mis interrogantes… y decir una vez más que siempre estás en mis pensamientos.

Un gran abrazo,

David

*********************

Hi David,

Sí, aproximadamente hace unos 10 días hubo una lindas cenas en Manantiales y, en una de ellas, se tocó este tema que me parece importante considerar.

¿Es posible el cambio profundo y esencial en el ser humano? Sí, así lo creo, pero distingo entre ese cambio innegable, pero lento, que arrancó en los primeros homínidas y la posibilidad de cambio esencial no debido a una simple mecánica evolutiva, ni tampoco a accidentes “naturales”, sino debida a una dirección, a una intención de la conciencia humana sobre sí misma.

El punto está en que los cambios periféricos están haciendo creer a mucha gente, que esos son los cambios a los que se debe aspirar. Se debe ir más allá de la Ciencia y la Justicia para entender ese cambio. En efecto, como lo hemos destacado en varias ocasiones, quienes trabajan por el avance de la Ciencia y la Justicia, hacen el mejor esfuerzo para facilitar la superación del dolor y el sufrimiento facilitando las condiciones del cambio. Pero es claro que hasta la Justicia y la Ciencia se van torciendo en una parábola apresurada en la que la búsqueda del cambio se está orientando objetalmente, desconociendo lo más importante del cambio esencial. Este olvido de sí, este desconocimiento de superación de la mecánica mental, nos lleva a cuestionar las posibilidades de cambio…

Y aquí llegamos al punto de esa inquietante pero saludable noche, en la que pudimos expresar: No es posible el cambio esencial sin una dirección clara en ese sentido. Y la época está cerrando el horizonte de esa dirección mental.

Quienes han seguido nuestra trayectoria de varios años han comprobado que nuestros trabajos se han orientado en dirección al “cambio simultáneo” y en el Humanismo esto cobró gran potencia. Sin embargo, el esfuerzo hacia el cambio de las condiciones mentales ha sido a veces débil y a veces intermitente.

Pongo los argumentos de un modo un tanto brutal: Todo lo hecho hasta este momento tiene gran sentido pero no bastará hasta que la gente (aun la más amable y bondadosa) se decida por Convertir su vida advirtiendo la necesidad de un cambio mental profundo. Es de eso, de lo que habla nuestro trabajo en su última fase; es de eso de lo que habla el Mensaje.

Creo que si en esta situación actual en la que está viviendo la Humanidad (y por supuesto nosotros mismos), no se trabaja superando toda censura y autocensura lanzándonos en los significados y los trabajos del Mensaje no será posible el cambio esencial. La dirección debe ir hacia Lo Profundo de la conciencia para conectar con los significados que han estado empujando lentamente la evolución del ser humano. Ahora es urgente y ya no tenemos cómo hacer conocer este impulso.

Cuando en esa cena hablamos de las dificultades a las que se enfrenta la mente humana, un descorazonamiento corrió como viento helado entre los concurrentes. Quedó la sensación que así como estamos sumergidos en nuestra humanidad, no penetramos en lo Profundo y si eso ocurre no es posible el Cambio. Esa fue la parte más triste del discurso a la que se contestó con un cierto estoicismo: “… ¡No es muy esperanzador lo que dices!”.

Sin embargo, más allá de la anécdota, creo que contamos con alguna conexión interna que se puede comunicar y esto es posible porque en todos nosotros está esa fuente insondable de Lo Profundo de la que tenemos que beber sus aguas.

Mi querido David, creo que muchos captaron la gravedad del momento actual y tu carta es un reflejo de aquello que pasó y no se ha detenido.

Te envío el más afectuoso abrazo,

 

Negro.